13 agosto, 2013
| Escrito por Jorge Bayer

Hace unos días informábamos de la tierna escena vivida en el partido entre Real Madrid y Chelsea en Miami, donde un aficionado saltó al terreno de juego para abrazar a Cristiano Ronaldo. El portugués no lo dudó y le devolvió el abrazo, protagonizando así una imagen que no se olvidará fácilmente.

Pero la escena tuvo consecuencias negativas para uno de los protagonistas. Ronald Gjoka, aficionado que saltó al terreno de juego, fue encarcelado durante dos días y nada más salir, dejó claro que lo primero que hizo fue pedirle la camiseta.

“Me prometió que me la daría, pero con todo el jaleo supongo que se la quedaron en la comisaría, espero que me la entreguen. He conseguido hablar con Cristiano, era una oportunidad única y tenía que aprovecharla. Ha valido la pena incluso pese a la reclusión”, dijo el joven aficionado de 19 años.

Comentarios 0

Deja tu comentario