2 marzo, 2014
| Escrito por Alberto Ferrer

El Atlético de Madrid y Real Madrid empataron en el derbi madrileño más apretado de los últimos tiempos sobre el tapete del Vicente Calderón. El equipo rojiblanco, con una idea de juego fija, se supo sobreponer al varapalo del tempranero gol de los merengues y culminar una remontada al final del primer tiempo gracias un zapatazo del capitán Gabi, que no supieron cuidar durante la segunda parte. El gol de Cristiano Ronaldo en minuto 82 fue definitivo y concluyó el reparto de puntos entre los dos equipos de la capital de España.

El equipo merengue arrancó el partido confiado. Primeros en la tabla después del traspié de la última jornada de los atléticos en Pamplona y del Barcelona en Anoeta, los hombres de Carlo Ancelotti se pusieron por delante en el marcador en el minuto 3 de partido. Saque de esquina sacado en corto, balón para Di Maria y ‘El Fideo‘ puso el cuero en el segundo palo para que Karim Benzema pusiera el primero de la tarde en el luminoso.

Duro golpe para los colchoneros que, con este tanto, ya sumaban 10 de los último 12 partidos frente a los blancos y en su propio feudo recibiendo gol antes del minuto 15 de encuentro. Pero la diana no amedrentó a los colchoneros, quienes comenzaron poco a poco a luchar a contracorriente.

Los de Diego Simeone intentaban producir el fútbol de golpeo que les caracteriza y les ha llevado a estar donde están a estas alturas de campeonato, mientras los blancos cortaban cualquier acción con una defensa muy seria que imedía la llegada del esférico al jugador con más gol de los locales, Diego Costa.

Pero un derbi madrileños es un partido de alta tensión y las patadas llegaron. Las acciones empezaron a ser cortadas duramente por parte de los dos equipos, que presentaron un espectáculo roto durante diez minutos. Todos querían ganar, pero de momento eran los blancos los que estaban por delante en el electrónico en tierra hostil.

A partir del minuto 25 el juego se calmó. El Atlético agradeció el cambio de sensaciones y empezó a estar más acertado e incisivo hasta que, tres minutos más tarde, llegó el tanto de la igualada. Ataque rojiblanco para Arda Turán que, con un movimiento espectacular, recortó para poner la pelota a Koke, solo en el área y con tiempo y metros para enganchar un buen disparo que se coló cruzado en las redes de Diego López.

Las fuerzas se igualaban y el gol dio a los locales el ánimo y fuerza necesaria para hacer diluir el dominio del Real Madrid poco a poco. Estaban trabajando bien los del Calderón, apretando con ganas para sacar petroleo en la recta final del primer tiempo y consiguieron premio. En el añadido de la primera parte Gabi se sacó un zapatazo desde más allá de 30 metros que desató la locura del estadio atlético al firmar la remontada antes del descanso.

El gol empujó al Atlético de Madrid a ser más valiente. Una actitud de la que dio muestras en la segunda parte. De tú a tú los dos equipos salieron con las fuerzas renovadas para disputar los segundos 45 minutos.

Con más idea en los pies de los atléticos, el Real Madrid intentó tirar de la calidad de sus hombres para volver a ser el equipo que mandara en el marcador, pero fue allí donde apareció un gran Courtois. El portero cedido por el Chelsea se mostró muy seguro bajo palos y , de esta forma, daba ánimos a los suyos para echarse al ataque.

El partido pasó a ser un auténtico toma y daca. Los dos equipos, en plena forma, quemaron sus naves a la par que jugaban con el crono y el marcador que señalaba el marcador del feudo a orillas del Manzanares.

Cuando las fuerzas comenzaron a flaquear, sobre todo por parte de los blancos, que eran los más interesados por voltear la situación, Carlo Ancelotti decidió incluir a hombres como Isco y Carvajal buscando un juego más profundo y vertical, que acabó siendo determinante. El Madrid puso una marcha más sobre el césped y consiguió provocar el fallo de la defensa atlética en el minuto 82.  Error de Mario Suárez en la salida de balón y recuperación para Carvajal, quien puso el balón paran que Cristiano Ronaldo armase un gran disparo y batiera a Courtois.

El partido estaba intenso. Con la igualada de nuevo en el electrónico, ahora eran los blancos los que andaban más animados para marchar a por el tercer y definitivo tanto que culminara la remontada, pero el paso del tiempo y el desfonde físico de los colchoneros en la recta final del partido fue determinante para acabar el encuentro al final de los 90 minutos con un empate que deja las cosas como estaban en la tabla.

Comentarios 0

Deja tu comentario